domingo, 14 de diciembre de 2014

EPÍLOGO

*EPÍLOGO*

Muerte  y Vida van de la mano.
Son hermanos, gemelos, uno más radiante que el otro.
Y viceversa.

Nadie habla del tercero en discordia,
ese hermano que nació muerto
del que dependen Vida y Muerte.

Él es la Nada, y el Todo.
Él decide quien y cuando muere,
no tiene nombre,
unos le llaman Suerte,
otros Azar,
al fin y al cabo es
Oportunidad



Su familia, sus amigos, su pareja, su gato… todos asistieron a su entierro:
Cornalina había muerto.

Unos dicen que la carpa se incendió, algunos salieron vivos de allí, otros siguieron el otro lado de la vida.
Otros pocos aseguran que un extraño hombre de negro incendió mágicamente la carpa, provocando la muerte de la mayoría, pero que a ella, Cornalina, la mató personalmente, asfixiándola.

Yo mantengo lo que dicen estos últimos, aunque los tilden de locos, porque dicen la verdad.
La única verdad.

Pero me guardo un as en la manga, nos guardamos, plural,
somos varios.
En mi familia somos tres:
Uno de mis hermanos, que en realidad es mi hermanastro, tiene cierto poder sobre mí y mi otro hermano.
No sé cómo, pero sucedió así hace largo tiempo,
cuando Nada y Todo se pusieron de acuerdo y decidieron darle un don al pequeño repudiado por la sociedad:

Su madre, con todo su dolor, tuvo que deshacerse de su hijo, aunque quería y podía criarlo, pero la sociedad no veía bien a este bebe. Tras esto, tampoco la miraron bien a ella. La quemaron en una hoguera al enterarse de que lo amamantaba en secreto.
El, o ella, (el sexo no importa), nació muerto. a los tres de enterrarle, rompió en lloros asustando al pueblo, la madre se alivió pero sus vecinos, a partir de entonces, la llamaron bruja.

Al día siguiente los lloros cesaron, el bebé estaba muerto, aseguraban todos.

La madre, Amalia, de noche se acercó al cementerio y rescató a su bebé, lo llevó a su hogar y lo cuidó hasta que los vecinos más cercanos oyeron risas de bebé.
Inmediatamente, antes de que dañaron a su hijo, la maga se deshizo de él enviándolo a una casa en la que sirvió largo tiempo, ellos ya tenía hijos: Vida y Muerte,
no negaron la acogida del pequeño, quien pronto se acostumbró a vivir con ellos.
  
Amalia tardó en volver, pues tras llevar allí a su hijo, pasó por la hoguera y resucitó, pero por entonces su hijo ya no le recordaba. Estaba enfadado, pero logró entender el porqué de su abandono, perdonándola finalmente.
Tras esto, hubo más visitas, hasta que los hijos, incluido el suyo, salieron de casa para trabajar.

Los padres le contaron que Nada y Todo, al conocer su triste historia, se apiadaron de él otorgándole un gran poder sobre la Vida y la Muerte.
Lo primero que decidió: que su madre y los gatos fueran inmortales.

Miles de años más tarde, Amalia contrajo una enfermedad conocida como el Síndrome de Gorham-Stout que debilitaba sus huesos, provocó su muerte en más de una ocasión a causa del dolor, pero esa enfermedad se había afianzado en su cuerpo.
Le pidió a su hijo que parara aquello, que la dejara morir pues no soportaba más ese dolor, pero antes que le quitara el dolor, le habló de una prima suya: Carolina.
Era una buena chica, responsable, y necesitaba un trabajo.
Decidió darle el trabajo de su vida, la magia, le concedería su Pluma y su Libro luego ella ya podría morir en paz.

Pero la tarde confundió a la noche:

Carolina había conseguido una entrevista de trabajo,
 con lo que la hermana menor, la atolondrada y cabezota Cornalina, fue quien le llevó el suero.
En el momento en que la vio sintió como todas sus arrugas se bajaron.
Hasta sus arrugas estaban en desacuerdo.
Con resignación, le entregó la Pluma y el Libro, y como era ella, al segundo se murió, asustando a su sobrina.

Quiso divertirse más, y emitió la voz de Renato, un vecino amigo, que a continuación apareciera Rayo Cósmico sobre su cuerpo fue… delicioso.

Madre e Hijo ya estaban juntos, tras tantos años.  

*


Me he fijado en ella, es una chica torpe, muy torpe, pero me he fijado en su pasión, y en la conexión que tiene con Rayo Cósmico, quien ahora se llama Bake y en un amigo suyo, hijo de Bibliotecario.
Fui con madre al entierro, sé que piensa igual que yo, aunque nunca ha sido de exteriorizar sentimientos.
Así pues, le voy a dar un regalo, un regalo único y muy valioso,

Vida.

Y un ligero toque de la casa.

*


En algún lugar, volví a ver a Amalia, y a su Hijo. 
Me hablaron de una profecía que ya conocía.
Una profecía escrita con sangre

Tenían fe en que se cumpliera,
tenían fe en la unión de un hijo de Bibliotecario y de la Heredera del poder de una Maga del Clan Original

Entonces desperté,

en el sueño más profundo.

*

1 comentario:

Al comentar crece mi libro, gracias por creer en él,
¡Saludos!

Laura Gaspar Rodríguez